El sueño de una política de desarrollo infantil temprano

El sueño de una política de desarrollo infantil temprano

Queremos una política pública que sea integral, articulada, que vele por los derechos de la niñez…   

Texto y fotografía por Soledad García Ayala, SIPINNA
 

Cuando una mamá o un papá espera con gran emoción la llegada de su bebé, desea para él o ella la mejor salud, una buena educación, una vida llena de felicidad y que tenga las herramientas para que logre todas sus expectativas y anhelos. Si vivimos en comunidad ¿por qué no desear lo mismo que desea un padre o una madre para todas las niñas y niños que están por nacer? Por fin México está cumpliendo el sueño de muchas personas … contar con una política pública de desarrollo infantil temprano. Política pública que sea integral, articulada, que vele por los derechos de la niñez desde el momento de su gestación y que apoye a madres, padres y cuidadores en esta hermosa y gran tarea que es formar y cuidar a un ser humano. 

 ¿Por qué es una buena idea contar con una política pública integral de desarrollo infantil temprano a nivel nacional?

De acuerdo a la serie de desarrollo infantil temprano Lancet, el 43% de las niñas y los niños menores de 5 años en países de ingreso bajo y medio están en riesgo de no alcanzar su potencial de desarrollo. Este periodo ha sido considerado como de vital importancia por el rápido desarrollo del cerebro y la adquisición de capacidades y habilidades, que es una ventana única de oportunidad para cada ser humano. Gracias a un estudio realizado por CONEVAL y UNICEF sabemos que, en México más del 50% de la población menor de 5 años se encuentra en situación de pobreza (porcentaje mayor comparado con cualquier otro grupo etario), de entre ellos, quienes tienen de 2 a 5 años presentan la mayor incidencia de pobreza y pobreza extrema. Contar con buena salud en el inicio de la vida es determinante para la supervivencia y para el desarrollo presente y futuro. Entre la población de 0 a 1 año la carencia por acceso a los servicios de salud es la de mayor incidencia (23 por ciento). Vivir en condiciones de pobreza durante la primera infancia (periodo que en México ha sido definido como el que abarca desde la gestación hasta los 5 años cumplidos) puede tener repercusiones para el resto de la vida, perjudicando a esa niña o niño, a su familia, a la comunidad en la que vive y a todo el país.

Invertir en la primera infancia es un imperativo social, económico y moral. 

En México existe un sinfín de programas que atienden a mujeres embarazadas, niñas y niños en la primera infancia, es de suma importancia que toda la población conozca estos programas, sepa para qué sirven y cómo acceder a ellos, ya que es un derecho. Asimismo, los programas para que tengan un efecto positivo en el bienestar de las niñas y niños deben de cumplir con ciertos estándares mínimos de calidad, así que el Estado debe de establecer estos estándares y la población conocerlos y exigir que se cumplan. Para que todas las niñas y niños tengan igualdad de oportunidades desde el comienzo de sus vidas, se debe de contar con programas diferenciados que atiendan las diversas necesidades que se presentan en esta etapa de la vida respetando la diversidad cultural de nuestro país, por ejemplo, atención oportuna de la depresión materna, desnutrición, discapacidades, etc. Finalmente, las madres, padres y cuidadores requieren apoyo y capacitación, ya que no es una tarea fácil y como dice el proverbio africano “Para poder criar a una niña o un niño, se requiere de toda una comunidad”, así que es una tarea de todas y todos.  

¿Cómo es que México se está organizando para crear una política pública integral de desarrollo infantil temprano?

Esta es la principal tarea de la Comisión para el Desarrollo Infantil Temprano. La Comisión fue creada en el seno del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA). Su objetivo primordial es abonar a la implementación de un sistema de protección con enfoque de derechos, destinado a igualar las oportunidades de desarrollo de las niñas y los niños en México desde su gestación y hasta el fin del primer ciclo de enseñanza básica (0 a 5 años), independientemente de su origen social, género, conformación de su hogar o cualquier otro factor potencial de inequidad. De acuerdo a Black y sus coautores, en el año 2000 sólo eran 7 países los que contaban con políticas nacionales multisectoriales para el desarrollo de la primera infancia, en el año 2014 esta cifra aumentó a 68 países. Esperamos que en un par de años México forme parte de este grupo de países que realizan acciones articuladas para brindarle a sus niñas y niños el mejor comienzo en la vida. Este es el deseo de las diversas instituciones públicas y privadas, de Organismos Internacionales y Organizaciones de la Sociedad Civil que trabajan día con día en la Comisión, para hacer de este sueño una realidad.

Esperamos que tú también te sumes y hagamos de México el mejor lugar para crecer y desarrollarte.  

 Nos gustaría mucho conocer tu opinión, comentarios y sugerencias, esta política pública es de México y para México.

 

Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.