Consulta la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015

Consulta la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015

Por Casilda Suárez, Psicóloga del desarrollo y consultora de UNICEF

A inicios del año 2017, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), dieron a conocer la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015. Esta forma parte de la Multiple Indicators Cluster Survey (MICS), programa internacional de encuestas estandarizadas en multiples temas, varios de los cuales monitorean el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

La ENIM 2015 muestra datos de más de 100 indicadores, algunos de los cuales ya  se tenía registro por encuestas nacionales como la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), mientras que es la vez que se dan a conocer otros datos en el país, como aquellos sobre el desarrollo infantil temprano, la disciplina infantil y la discapacidad. El objetivo de la ENIM 2015 es evaluar y monitorear la situación de los niños, las niñas y las mujeres en el país al proporcionar datos comparables a nivel nacional e internacional. De esta manera, se pueden orientar los programas y políticas públicas de una manera más precisa.

Se presentan aquí algunas cifras sobre los temas de nutrición y desarrollo infantil temprano:

  La situación de la lactancia en México

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los y las bebés reciban lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses y lactancia complementaria hasta los 2 años de vida. Para saber más sobre los beneficios de la lactancia, lee La leche materna salva vidas.

La ENIM 2015 La ENIM 2015 mostró que el 30.8% de los recién nacidos y nacidas reciben lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, el doble de lo que se registró en la ENSANUT 2012, que fue un 14.4% de lactancia materna exclusiva. Esto es un gran avance para los programas y sistemas que se han puesto en marcha para promover la lactancia como por ejemplo, la Estrategia Nacional de Lactancia Materna, sin embargo, todavía dos terceras partes de los recién nacidos del país no están recibiendo los potenciales beneficios de la lactancia materna exclusiva.  

Por otro lado, únicamente el 24.4% de los niños y niñas en el país reciben lactancia materna continua hasta los 2 años. Al seguir apoyando acciones que promueven la lactancia en el trabajo, podemos contribuir a que esta cifra crezca en la próxima encuesta. Lee más sobre la lactancia en el trabajo.

Amamantar no es fácil, en la sección de Salud y Nutrición, encontrarás videos con tips para ayudar a iniciar la lactancia y continuar la misma hasta los dos años.

   La importancia de la calidad del cuidado en el desarrollo de los niños y las niñas

 ¡Quiero a mi mamá y a mi papá presentes!  

La participación de los adultos en las actividades infantiles y la presencia de libros infantiles en el hogar, son algunos de los indicadores importantes de la calidad del cuidado en el hogar, el cual es fundamental para el buen desarrollo de los niños y las niñas.

Por lo tanto, es importante que tanto las mamás como los papás se involucren en el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos e hijas.

Actualmente en México, mientras que el 61.9% de las mamás de niños y niñas entre 3 y 5 años realizan cuatro o más actividades para promover el aprendizaje de sus hijos e hijas y prepararlos para la escuela, únicamente el 14% de los papás hacen lo mismo. Hay investigación reciente en el tema de la paternidad, donde se discuten las razones de su importancia y se dan consejos prácticos para que las familias puedan tener una crianza co-participativa.

Si quieres leer sobre la importancia de la paternidad y los beneficios que conlleva compartir responsabilidades en el hogar, consulta el artículo de la EECD, El rol del papá: ¿Es fundamental? y la reciente revisión de paternidad realizada por ProMundo, Resumen Ejecutivo del Estado de la Paternidad: América Latina y el Caribe.

    ¡Leamos todos y todas ya! 

Una de las mejores formas de promover el aprendizaje y el adecuado desempeño escolar de los niños y las niñas, desde la infancia es a través de los libros. Su presencia promueve no solo que se les lea a ellos y ellas desde temprana edad, sino que pone un buen ejemplo ya que verán a otras y otros leer en casa. Actualmente, únicamente el 34.9% de los niños y niñas menores de 5 años cuentan con tres o más libros infantiles en casa. Los libros son una excelente manera de jugar, convivir, interactuar y aprender con los niños y las niñas. Consulta la sección “Para leer con las niñas y los niños desde el primer día”, que facilitará tu navegación por sitios web en español para obtener consejos de libros adecuados para diferentes edades o que abordan temas específicos.

Los resultados de la ENIM revelan la situación de la primera infancia en México. Consulta los Resultados Principales y la Encuesta Completa.

El tiempo que pasamos frente al celular, ¿Afecta a nuestros hijos e hijas?

El tiempo que pasamos frente al celular, ¿Afecta a nuestros hijos e hijas?

El uso frecuente de la tecnología por parte de las madres y los padres se encuentra asociado a conductas problemáticas en sus hijos e hijas, reporta un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Illinois y la Universidad de Michigan, el cual fue realizado con más de 300 madres y padres con niños y niñas entre 1 y 5 años.

Las madres y los padres encuestados que reportaron tener un uso excesivo de sus aparatos electrónicos, también se distraen al intentar jugar con sus hijos e hijas. En el estudio previamente mencionado, se observaron diferencias entre madres y padres, donde aquellas madres que aceptaban tener una interferencia tecnológica entre ellas y sus hijos e hijas (ahora este fenómeno es llamado “tecnoferencia”), reportaron más conductas problema en sus hijos e hijas, tales como hiperactividad o frustración. Por otro lado, la misma correlación no se vio entre los padres y sus hijos o hijas, aunque esto se puede deber a que los padres de esta muestra pasaban menos tiempo en total con sus hijos e hijas que las madres, disminuyendo el posible impacto del uso de aparatos móviles.

Este estudio es el primero en demostrar una asociación importante entre las percepciones de las madres y los padres frente al uso de tecnología digital, la interferencia de la tecnología o “tecnoferencia” en la interacción con los niños y las niñas, y las conductas problema que se observan en los mismos.

Los hallazgos de esta investigación subrayan que los padres, las madres y los cuidadores de los niños y las niñas deben de medir la cantidad de tiempo que pasan frente al celular, la tableta o la computadora cuando están en la presencia de niñas y niños en la primera infancia, especialmente si notan que comienzan a sustituir momentos de interacción cara a cara, por tiempo frente a alguna de las múltiples pantallas presentes en nuestras vidas.

McDaniel BT & Radesky JS (2017), Technoference: Parent Distraction with Technology and Associations with Child Behavior Problems, Child Development
Consulta el resumen del artículo aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28493400

Los vestidos de color rosa y la identidad de género en preescolar

Los vestidos de color rosa y la identidad de género en preescolar

¿Por qué a algunas niñas les gusta vestirse de rosa? 

Por Diane Ruble, Leah Lurye & Kristina Zosuls
 

En la cultura contemporánea estadounidense y en una buena parte del occidente, el color rosa simboliza lo femenino y la feminidad. Sin embargo,

¿Por qué será que, a cierta edad, hay niñas que se rehusan a usar cualquier ropa menos rosa 

Cuando nace una niña, muy a menudo se le envuelve en una cobija rosa y se le viste con ropa de este color. Lo que más nos llama la atención de este tema es que, cuando los niños y las niñas tienen entre 3 y 4 años de edad, ellos y ellas suelen tener un apego muy rígido al color o tipo de vestimenta que eligen. Como investigadores en el tema del género dentro de la psicología del desarrollo, hemos observado una gran cantidad de niñas que pasan por una etapa, en la cual no quieren ni salir de casa si no se les pone un vestido, el cual suele ser color rosa con adornos. La intensidad con la que muchas niñas parecen desear esto, y su expresión tan extrema en niñas pequeñas, han generado nuestra motivación en estudiar el tema.

Al entrevistar a la joven madre de una niña de 3 años, ésta comenta que el único momento en el cual su hija podía vestir de un color que no fuera rosa cuando se le mostraba que toda su ropa rosa estaba sucia o en la lavadora.

¿Cuál será el motivo detrás del fenómeno donde muchas niñas de 3 a 4 años insisten en usar vestidos color rosa?

Una explicación es que las normas culturales apoyan una distinción de colores para cada género, donde las niñas que usan vestidos rosas con adornos suelen recibir cumplidos. Sin embargo, creemos que la razón detrás de este fenómeno no es únicamente debido a la socialización. Aún las madres y los padres que buscan criar a sus hijos e hijas de manera igualitaria en temas de género, suelen estar asombrados por que a veces sus hijas quieren usar vestidos rosas a toda costa. Al mismo tiempo, las mismas madres y padres que tienen actitudes más tradicionales hacia el género, se sorprenden de lo extremo que puede parecer la aparente necesidad de sus hijos e hijas de vestir de una cierta manera. Igualmente, hay niñas que insisten en usar vestidos rosas en las situaciones menos cómodas, como para pasear en el campo o montar a caballo. Aquí, los padres suelen resolver el berrinche poniéndoles a sus hijas mallones o pantalones debajo de su vestido. No obstante, la insistencia de portar vestidos rosas no viene sin sus conflictos, ya que puede incitar discusiones familiares. Algunos investigadores consideran que el fenómeno del vestido rosa puede tener una base biológica, relacionado con la preparación de roles de género en la edad adulta.  

Investigadores argumentan que la preferencia que suelen tener las niñas hacia el color rosa es evolutiva, donde el sexo femenino desarrolló un sistema visual especial para discriminar ondas de luz rojas (Alexander, 2003). Parece interesante la propuesta, sin embargo su relevancia debe ser evaluada de acuerdo al contexto histórico y cultural. Por ejemplo, el azul y el rosa no siempre han sido colores típicos de los niños y las niñas respectivamente. Antes de los 1920´s en Estados Unidos, se les vestía a los niños y las niñas de blanco, sugiriendo que el uso del color de la vestimenta no marcaba la diferencia entre los niños y las niñas en ese entonces (Chiu et al., 2006; Paoletti, 1997). Posteriormente, un artículo publicado en 1918 muestra que el rosa, siendo un color más fuerte, era más apto para niños, mientras que el azul, un color delicado era lo mejor para las niñas (Paoletti, 1997). Algunas explicaciones biológicas pueden ayudar a entender por qué las niñas se suelen obsesionar con el rosa y no con otro color, como se menciona anteriormente. Sin embargo, no se ha logrado explicar por qué las niñas de cierta edad pueden dedicar tanto tiempo y energía a vestirse de un color o de una manera, sea cual sea.

Como se puede ver, el fenómeno del uso de vestidos rosas no puede atribuirse únicamente a la socialización ni a factores biológicos, sino se debe a múltiples factores. Existe una interpretación diferente para explicar estos aspectos del desarrollo de género, realizada por Martin Ruble (2004). La aproximación cognitiva o de “auto-socialización”, está basada en la idea de que los niños y las niñas construyen su propia interpretación del género de manera activa, a partir de su contexto y sus señales sociales. Es decir, una vez que un niño o niña reconoce que existen dos géneros y que él o ella forma parte de uno, toda información relevante a su género y a lo que distingue a niños de niñas se vuelve sumamente importante para él o ella. Con esta información, van aprendiendo las reglas que se asocian con el desarrollo de su identidad. ¿Cómo sabemos esto? Investigaciones realizadas con niños y niñas muestran que ellos y ellas van comprendiendo las categorías de género alrededor de los dos años de edad, que es cuando comienzan a jugar juegos típicos de su género y cuando logran expresar sus preferencias de color y ropa de manera verbal (Zosuls, Ruble et al 2007).

Para comprender a fondo la perspectiva de la auto-socialización, debemos entender tres

Habla con tus hijos e hijas…y deja que hablen!

Habla con tus hijos e hijas…y deja que hablen!

Tips para madres y padres de familia para estimular el lenguaje de sus hijos e hijas 

 Texto y fotografía por Diana Leyva, Davidson College
 

Mi investigación actual se enfoca en el rol de la familia en el desarrollo de las habilidades del lenguaje y la lecto-escritura de los niños y niñas latinoamericanos. Después de muchos años de hacer investigación en esta área y de diseñar programas para fomentar el lenguaje y la lectoescritura en los niños y niñas, hay dos consejos que puedo dar a los padres de familia:  

  1.  Habla con tus hijos e hijas.  

  2. Deja que tus hijos e hijas hablen!  

Hablar con los hijos e hijas parece fácil, pero toma tiempo y experiencia, sobre todo cuando son pequeños. Todos hemos tenido la experiencia de preguntarle a un niño o a una niña “¿cómo te fue en la escuela?’ y recibir una respuesta bastante escueta como “bien”, “no sé” o “no me acuerdo”.  

 

Aquí hay tres cosas que puedes hacer para “enganchar” a tu hijo/a en la conversación:  

 

  • Tip # 1: Haz muchas preguntas abiertas

    (“¿Qué hiciste?”, “¿Quién estaba?”, “¿Cómo te sentiste?”)

    y haz menos preguntas cerradas

    ( “¿Te fue bien?”, “¿Te gustó?”)

Mientras que las preguntas abiertas le dan la oportunidad a los niños y a las niñas de pensar y construir su propia respuesta, las preguntas cerradas no brindan mucho espacio a los niños y niñas para desarrollar su pensamiento y su lenguaje porque vienen con la respuesta incluida; todo lo que tiene que hacer el niño o la niña es decir “sí’ o “no”.  

 

  • Tip # 2: Habla sobre algo que le interese a tu hijo o hija  

Esto es quizás lo más difícil de hacer. Como padres, madres y adultos, tenemos un objetivo al conversar con los niños y las niñas, tenemos nuestra agenda sobre lo que queremos hablar. Sin embargo, el niño o la niña va a hablar más y va a estar mucho más motivado o motivada a conversar si habla de algo que le interesa. Por eso es bueno escuchar al niño o niña y hacer preguntas a partir de los temas que él o ella propone, en vez de imponer los temas que al adulto le interesan.  

 

  • Tip #3: Habla sobre cosas que sucedieron en el pasado

(“¿Qué hiciste el fin de semana pasado con tu abuela?” “¿Qué hicimos el verano pasado?”)

y sobre cosas que sucederán en el futuro

(“¿Qué quieres hacer para tu fiesta de cumpleaños el próximo año?” “¿Qué puedes hacer la próxima vez si tu hermano toma tu juguete favorito?”).

Estas son las conversaciones que más ayudan a los niños y niñas a desarrollar sus capacidades de pensamiento y de lenguaje.  Cuando los niños y las niñas hablan sobre cosas que no están presentes (cosas que ya pasaron o aquellas que no han pasado), usan un razonamiento más avanzado y un lenguaje más abstracto. De hecho, las investigaciones sugieren que los niños y niñas que hablan más con sus madres y padres sobre eventos pasados o futuros les va mejor en la escuela, porque tienen un vocabulario y comprensión de lectura más avanzados.   

 

Diana Leyva, Ph.D., es catedrática en Psicología del Desarrollo en Davidson College. Su investigación se enfoca en el desarrollo del lenguaje, habilidades numéricas, de escritura y socioemocionales en poblaciones minoritarias en Estados Unidos y Latinoamérica. Su correo es dileyva@davidson.edu.

 

Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.