La importancia de la consulta del Control de la Niña y el Niño Sano

La importancia de la consulta del Control de la Niña y el Niño Sano

Por la Dra. Karla Mendiola Ramírez, Reumatóloga Pediatra

En este espacio, donde hablaremos sobre el Desarrollo Infantil Temprano, encontrarás información y consejos de salud, prácticas de crianza y acciones para fomentar el máximo potencial de desarrollo de tu hija o hijo; para que crezca fuerte, sano y sea no solo feliz, sino una persona que cumpla todos sus sueños.

Ser madre o padre es un reto y toda una aventura, pero con el apoyo de personas cercanas y de profesionales de la salud y el desarrollo, podemos emprender en el aprendizaje de cómo amar a alguien, más que a nosotros mismos. Recuerda algo importante: “alguien sigue tus pasos y tu ejemplo”.

Algunas personas podrán darte consejos sobre qué es lo mejor para el cuidado a tu hija o hijo, es importante escucharlas, sin embargo, también es importante consultar a tu Médico Familiar y la Enfermera Especialista en Medicina de Familia, quienes te orientarán sobre estos temas.

La consulta del control del de la niña y el niño sano es una atención médica proporcionada por tu Médico Familiar y la Enfermera Especialista en Medicina de Familia.

¿Por qué es importante la consulta del control de la niña y el niño sano?

Su objetivo principal es la vigilancia del crecimiento, neurodesarrollo y nutrición para evaluar y realizar detecciones oportunas sobre enfermedades que pueden poner en riesgo la vida de tu bebé, además de detectar posibles alteraciones en su neurodesarrollo que puedan impedir que tu hija o hijo desarrolle al máximo su potencial intelectual.

¿En qué consiste la consulta del control de la niña y el niño sano?

Esta consulta se otorga a partir de los 7 días de vida de tu bebé, y a los 28 días de vida, son dos consultas prioritarias. Posteriormente, se te citará de manera regular para evaluar los aspectos de salud de hija e hijo como son: la alimentación con lactancia materna, detección de enfermedades metabólicas congénitas mediante el tamiz neonatal ampliado (que es una prueba de tomar unas gotitas de sangre del talón de tu bebé que nos permite identificar y dar tratamiento a enfermedades que ponen en riesgo su vida o pueden ocasionar discapacidad), detección oportuna de atresia de vías biliares (consiste en comparar las evacuaciones de tu bebé con una carta colorimétrica visual la cual puedes consultar en tu cartilla nacional de salud; esto nos permite evitar una enfermedad grave que afecta a su hígado), detección de defectos congénitos al nacimiento, introducción a la ablactación (que es cuando das lactancia materna complementaria y comienzas a dar alimentos sólidos o papillas) y nutrición, y prevención de muerte súbita de cuna. Muchas de las enfermedades que aquejan a nuestros niños y niñas se pueden prevenir con la administración de vacunas, con una buena salud bucal y adecuada nutrición, una evaluación de la función visual y auditiva, ejercicios de estimulación oportuna, al igual que la prevención de accidentes, prevención de anemia, prevención de infecciones respiratorias agudas y enfermedades diarréicas y desparasitación intestinal.

También, durante el control del niño y niña sanos, vigilaremos el neurodesarrollo, mediante la Prueba de Evaluación del Desarrollo (EDI), la cual nos permite de manera oportuna detectar rezago o riesgo de retraso en el desarrollo de tu hija o hijo. Esta prueba se aplica en 14 grupos de edad que van desde el mes de vida hasta un día antes de cumplir los 5 años de edad.
Con el resultado de la Prueba EDI podemos identificar lo siguiente:

  • Desarrollo normal: tu hija o hijo realiza todas las actividades motoras gruesas, motoras finas, lenguaje, sociabilización y cognitivas. Continuaremos evaluándolo/a y te daremos orientación sobre los ejercicios de estimulación oportuna y prácticas de crianza.
  • Rezago en el desarrollo: aquí a tu hija o hijo, le falta alcanzar algunos logros del desarrollo y/o puede tener algún dato de alarma o alerta. No solo te daremos la consejería de estimulación oportuna y prácticas de crianza. Será valorado de manera integral por nuestros pediatras, para poder apoyarle a alcanzar su desarrollo normal.
  • Riesgo de retraso en el desarrollo: algo está pasando con el desarrollo de tu hija o hijo, que no realiza las actividades para su edad. Tendrá que ser evaluado de manera prioritaria por nuestros pediatras y juntos realizar una intervención de evaluación neurológica, estimulación oportuna, rehabilitación y continuar con las prácticas de crianza. Esto nos va a permitir que tu hija o hijo mejore paulatinamente y alcance su máximo potencial.

Recuerda: la salud de tu hija o hijo es nuestra prioridad. Acude a tu Unidad de Medicina Familiar a la consulta del control de la niña y el niño sano. Queremos niñas y niños felices capaces de conquistar el mundo con su máximo desarrollo.

Busca tu Unidad de Medicina Familiar más cercana para realizar tu cita del control de la niña y el niño sano en la Guía para el Cuidado de la Salud.

 

Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.