La pobreza: ¿cómo afecta los primeros años de vida de los niños y las niñas? 

La pobreza: ¿cómo afecta los primeros años de vida de los niños y las niñas? 

Por Casilda Suárez Hesketh, Maestra en DIT y consultora de UNICEF

Más del 95% del desarrollo del cerebro ocurre en los primeros seis años de vida, comenzando desde la etapa prenatal

Eso no significa que no seguimos aprendiendo en etapas posteriores, ya que cerebro va cambiando a lo largo de nuestras vidas, pero lo que sí significa es que las experiencias que tenemos en los primeros años, afectarán nuestras respuestas durante toda nuestra trayectoria de vida. Por lo tanto, esta primera etapa de vida es una ventana de oportunidad, en la cual somos particularmente susceptibles a la estimulación y al aprendizaje, pero también es cuando somos más vulnerables ante situaciones de pobreza, estrés y/o violencia. Si hay una etapa donde podemos alterar la trayectoria de desarrollo de los niños y las niñas por medio de programas o intervenciones, es en estos primeros años.

Cincuenta años de investigación han mostrado que los niños y niñas cuyos cuidadores primarios tienen ingresos y un nivel educativo bajo, suelen llegar a la escuela con desventajas: su desarrollo, especialmente en el área de lenguaje, el cual es más bajo que aquellos niños y niñas que vienen de familias con mayor ingreso y nivel educativo.

La pobreza suele asociarse con impactos negativos a nivel cerebral. Investigadores muestran una relación directa entre el ingreso familiar y la estructura del cerebro desde la infancia, donde niños y niñas que crecen en familias de bajos ingresos tienen un volumen cerebral menor que aquellos niños que no crecen en un entorno de pobreza.

A pesar de toda la investigación al respecto, todavía no tenemos claras todas las razones de porqué existe una brecha tan significativa entre niños y niñas cuyas familias viven en situación de pobreza a aquellos que no, aunque hay varias investigaciones que dan algunas explicaciones al fenómeno. Las primeras investigaciones en el desarrollo infantil señalaban que aquellos niños y niñas que crecen en situación de pobreza suelen tener menos oportunidades de estimulación temprana.

Ya sabemos que es un tema multifactorial: los niños y las niñas que crecen en situación de pobreza se enfrentan a múltiples obstáculos: el estrés crónico y el caos en el hogar, la menor posibilidad de tener una alimentación nutritiva una temprana edad, la exposición a agentes tóxicos en el medio ambiente y la exposición prolongada a la violencia. Esta oleada de estresores genera reacciones hormonales que son tóxicas para el desarrollo del cerebro, llevando a una alteración en la actividad neuronal con consecuencias negativas para la cognición, las emociones y la conducta.

La situación de los cuidadores primarios en el contexto de pobreza no ayuda, ya que ellos también tienen que lidiar con condiciones estresantes como falta de oportunidad económica, bajo nivel educativo, desempleo, encarcelamiento y condiciones de vivienda adversas.

Es importante estudiar cómo es que la pobreza afecta el desarrollo de niños y niñas. Sabemos por ejemplo que, aquellas familias que viven en situación de pobreza pero que tienen una situación de vivienda estable enfrentan una menor cantidad de factores de riesgo tales como el estrés asociado a la falta de recursos económicos y mayor apoyo social que aquellas familias que no tienen esta condición. Los estresores mencionados anteriormente pueden poner en riesgo el cuidado sensible y cálido de los padres o cuidadores hacia sus hijos e hijas. Se ha visto que el cuidado poco sensible genera más reacciones de estrés en los niños y niñas, provocando cambios en el desarrollo del cerebro, así perpetuando el ciclo negativo de la pobreza a las siguientes generaciones.

El hecho de conocer qué factores relacionados con la pobreza afectan el desarrollo de niños y niñas ayudarán a promover practicas que permitan contrarrestar esos efectos negativos. Por ejemplo, si aquellas familias que viven en condiciones de pobreza cuentan con practicas de crianza positivas, esto será un factor que promoverá el desarrollo socioemocional de las niñas y los niños. Contamos con estudios que demuestran que una buena crianza está asociada con efectos positivos en los hijos e hijas, por ejemplo: mejores relaciones con sus pares y menos problemas de conducta. Por lo tanto, la calidad de crianza resulta ser un factor protector clave para la salud mental de los niños y las niñas que enfrentan múltiples factores de riesgo. También se encuentra una asociación entre la calidad de la relación cuidador primario-hijo o hija y las relaciones entre pares a nivel escolar. Sin embargo, aunque la calidad de crianza es importante para el desarrollo socioemocional, tiene sus límites en casos de pobreza extrema, donde se necesitaría trabajar en fortalecer los factores protectores dentro de la familia, al igual que en la reducción de riesgos relacionados a la pobreza.

Las personas no nacemos ni crecemos con las mismas oportunidades. Sin embargo, podemos luchar por tener más oportunidades de igualdad en la vida. La etapa prenatal y durante los primeros años de vida, es la mejor oportunidad en todo el ciclo de vida para prevenir los efectos negativos de la desigualdad.

 

Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La lactancia materna en México

La lactancia materna en México

La lactancia materna en México

En el marco del 5to. Foro Nacional de Lactancia Materna, llevado a cabo en agosto de 2017 como parte de La Semana Mundial de la Lactancia Materna,  se busca llevar a todos el mensaje: El bien común comienza con la lactancia materna. 

La importancia de la lactancia materna 

En la Encuesta Nacional de Niñas, Niños y Mujeres (ENIM 2015), se informa que el peso de la o el bebé además de ser un indicador de buena salud y estado nutricional, muestra las posibilidades de supervivencia de niñas y niños. Cuando las niñas y niños  tienen acceso a la provisión suficiente de nutrientes, están preparados para combatir las enfermedades y alcanzar su potencial de crecimiento. Sin embargo la desnutrición crónica es más prevaleciente en niñas y niños de entre 12 y 23 meses que en otros grupos de edad, debido a que muchos dejan de ser amamantados y están expuestos a la contaminación del agua, de los alimentos y del ambiente. 

La leche materna es el alimento ideal para la o el recién nacido y los lactantes, porque aporta  todos los nutrientes necesarios para el desarrollo y contiene anticuerpos que le brindan protección contra infecciones y enfermedades. La leche materna es gratuita, accesible y segura. Siempre tiene la temperatura correcta y no requiere preparación alguna, evitando de manera ecológica, la generación de desechos como recipientes o envolturas que contaminan el medio ambiente. 

La OMS y UNICEF recomiendan iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida y practicar la lactancia exclusiva durante los seis primeros meses, evitando otras bebidas, alimentos e incluso el agua. 

Los beneficios de la lactancia materna son inmediatos y futuros en la salud de la madre y la o el bebé. Su práctica favorece el vínculo afectivo entre ellas y ellos y brinda posibilidades de ahorro en la economía familiar. Primero, porque las niñas y niños alimentados con leche materna de forma exclusiva, en los primeros dos años de edad, son más sanos; lo que reduce gastos en servicios de salud y hospitalización. Segundo, porque se reducen gastos en biberones, esterilizadores y formulas artificiales, así lo explica la Estrategia Nacional de Lactancia Materna (ENLM). 

La lactancia materna es una decisión importante de salud y bienestar, que a pesar de sus beneficios, sigue sin ser una realidad para todas y todos los recién nacidos y lactantes de nuestro país, porque según los datos de la ENIM 2015, muchas madres en México no amamantan tempranamente, no amamantan de manera exclusiva durante los seis meses recomendados o dejan de amamantar antes de tiempo.  

En México una de las principales causas por las que no se cumple con el periodo de lactancia es el retorno al trabajo.

El porcentaje de mujeres trabajadoras que practican la lactancia materna exclusiva es menor (10.8%) en comparación con las que no trabajan (15.6%). Muchas mujeres que vuelven al trabajo después de dar a luz, se enfrentan a barreras y exigencias laborales que les dificulta continuar amamantando a sus bebés. Pero deben saber que existen Políticas Nacionales y Legislativas que definen la formar de realizar y apoyar la lactancia materna, tanto fuera como dentro de las empresas, ya que es un derecho tanto para madres como para hijos e hijas y se les protege con una licencia de maternidad y de lactancia. 

Así mismo IMSS y UNICEF han desarrollado una guía práctica que orienta a Empresas e Instituciones medianas y grandes para apoyar la lactancia materna en el lugar de trabajo. Los beneficios que se generan de promover la cultura de la lactancia en el contexto laboral son muchos, ya que se reducen los índices de ausentismo, permisos por consulta médica, los costos en atención a la salud, la rotación o pérdida de personal por nacimiento. Se elevan los índices de rendimiento, de satisfacción laboral, así como el sentido de pertenencia y fidelidad de las trabajadoras. La reputación e imagen pública de la empresa se eleva, creándose un diferenciador positivo en el mercado laboral. Por lo tanto, invertir en crear un entorno de apoyo para  las empleadas que amamantan, se recupera al 3 por 1 en cada peso invertido. Con ello se pretende  contribuir en la protección de los derechos y la salud de la mujer y la niñez mexicana, así como fortalecer las acciones y competencias necesarias para promover y apoyar la lactancia materna, que representa una intervención con evidencia científica de mejoría en la salud y nutrición infantil. 

 “La lactancia materna no es sólo de la mujer, sino es una responsabilidad social colectiva. Todas y todos tenemos un papel que desempeñar.” 

– Dra. Gerry Eijkemans, representante de la OPS/OMS en México

 

 Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La prestigiada revista The Lancet, lanza su nueva serie sobre el Desarrollo Infantil Temprano (DIT) en La Universidad Iberoamericana

La prestigiada revista The Lancet, lanza su nueva serie sobre el Desarrollo Infantil Temprano (DIT) en La Universidad Iberoamericana

“La inmensa mayoría de los niños y las niñas del futuro nacerán en países pobres. Si no atendemos a este grupo y no tomamos este compromiso, mal favor le vamos a hacer al país y a la humanidad.”
– Dr. José Narro Robles, Secretario de Salud y presidente de la Comisión de Desarrollo Infantil Temprano, quien inauguró el evento

La nueva serie de artículos de The Lancet sobre desarrollo infantil temprano se encuentra traducida al español, y trata de varios temas como el cuidado cariñoso y sensible a las necesidades de los niños y las niñas, la necesidad de invertir en la primera infancia, y la actualidad sobre las intervenciones a pequeña y grande escala. La inauguración de la serie DIT de The Lancet en español, realizada en la Universidad Iberoamericana, contó con la presencia de académicos, representantes de la sociedad civil y politicos.

Christian Skoog, Representante de UNICEF en México, habló de la importancia de un enfoque integral para tener el impacto que deseamos, tomando en cuenta los cinco ejes claves de DIT según la serie: nutrición, salud, educación, protección y seguridad, crianza sensible y cariñosa.

Remarcó algunos hallazgos relevantes de la publicación:

  • alrededor de 250 millones de niños y niñas de 0 a 5 años viven en países pobres y su desarrollo está en riesgo. Esto es el 43% de la población de la primera infancia a nivel mundial que está en riesgo
  • invertir en esta etapa fundamental y trae beneficios a corto, mediano y largo plazo
  • se calcula que por cada dólar que se invierte en programas de primera infancia de calidad, hay un retorno en la inversion de entre 6 y 17 dólares, esto es un retorno más alto que para cualquier otro grupo etario
  • el costo de NO invertir en la primera infancia tiene implicaciones importantes en el Producto Interno Bruto (PIB) de los países

Por su parte,el Dr. Antonio Rizzoli, jefe de la Unidad de Neurodesarrollo del Hospital Infantil de México Federico Gómez, apoyó la necesidad de invertir la primera infancia con datos sobre el desarrollo en los primeros años de vida:

  • durante esta etapa se forma el 90% del cerebro
  • existen periodos sensibles para el desarrollo del cerebro, los cuales requieren nutrición, estimulación y protección
  • es importante incluir a los hombres en la crianza, la cual debe de ser una co-participación
  • debemos de integrar a más personas de la comunidad para que participemos en la crianza de los niños y las niñas, ya que el ambiente es importante, desde el microsistema de la familia, las y los amigos, maestros y vecinos.

El Dr. Rafael Pérez-Escamilla, profesor de políticas y programas de nutrición en la Universidad de Yale, subrayó los logros que el campo del DIT ha logrado abarcar en los últimos años:

  • Han aumentado el número de investigaciones científicas de manera significativa: 7 veces más en los últimos 15 años
  • 1 de cada 3 países ya cuentan con políticas nacionales en el tema de DIT En el 2000, solo había 7 países y hacia 2014 son 68 con políticas multi-sectoriales. México está por integrarse a este esfuerzo.

“Las neuronas en el cerebro en la primera infancia son equivalentes a la cantidad de estrellas en el universo”– Rafael Pérez-Escamilla

  • Por otro lado, el Dr. Pérez-Escamilla remarca que pesar del gran interés, sigue habiendo millones de niños y niñas en riesgo de desarrollo desfavorable
  • No solo la desnutrición, sino la obesidad en los niños y las niñas perjudica el adecuado desarrollo infantil temprano
  • Entre más tiempo pasan los niños y las niñas en las estancias infantiles, mejor es su desarrollo
  • Debemos de pensar en intervenciones que ya existen desde la adolescencia, la preconcepción, y el embarazo, éstas deben ser multisectoriales:
    • Apoyo y fortalecimiento familiar
    • Multi-generacionales
    • Los programas de DIT más exitosos en el mundo se han formado a partir de la evidencia científica y económica, todos han involucrado al sector privado y ONG’s, sin embargo los gobiernos han tenido que asumir la responsabilidad de llevarlos a gran escala.
    • El compromiso politico es importante. Se tiene que observar con hechos, por ejemplo políticas que deben atender el tema de licencia de maternidad para mujeres, salas de lactancia, educación preprimaria gratuita, entre otras.

¿Cuál es el camino que la serie The Lancet recomienda?

  • hay que empezar a actuar e intervenir desde antes de la concepción
  • debemos tomar en cuenta la gran voluntad política actual a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
  • debemos de crear contextos politicos favorables
  • adoptar un enfoque multi-sectorial
  • el sector salud es el punto de entrada en México para realizar intervenciones
  • se ha descuidado el tema del DIT en favor de la supervivencia de niños y niñas

Consulta los artículos de la serie completa aquí 

Consulta la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015

Consulta la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015

Por Casilda Suárez, Psicóloga del desarrollo y consultora de UNICEF

A inicios del año 2017, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), dieron a conocer la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México, ENIM 2015. Esta forma parte de la Multiple Indicators Cluster Survey (MICS), programa internacional de encuestas estandarizadas en multiples temas, varios de los cuales monitorean el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

La ENIM 2015 muestra datos de más de 100 indicadores, algunos de los cuales ya  se tenía registro por encuestas nacionales como la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), mientras que es la vez que se dan a conocer otros datos en el país, como aquellos sobre el desarrollo infantil temprano, la disciplina infantil y la discapacidad. El objetivo de la ENIM 2015 es evaluar y monitorear la situación de los niños, las niñas y las mujeres en el país al proporcionar datos comparables a nivel nacional e internacional. De esta manera, se pueden orientar los programas y políticas públicas de una manera más precisa.

Se presentan aquí algunas cifras sobre los temas de nutrición y desarrollo infantil temprano:

  La situación de la lactancia en México

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los y las bebés reciban lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses y lactancia complementaria hasta los 2 años de vida. Para saber más sobre los beneficios de la lactancia, lee La leche materna salva vidas.

La ENIM 2015 La ENIM 2015 mostró que el 30.8% de los recién nacidos y nacidas reciben lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, el doble de lo que se registró en la ENSANUT 2012, que fue un 14.4% de lactancia materna exclusiva. Esto es un gran avance para los programas y sistemas que se han puesto en marcha para promover la lactancia como por ejemplo, la Estrategia Nacional de Lactancia Materna, sin embargo, todavía dos terceras partes de los recién nacidos del país no están recibiendo los potenciales beneficios de la lactancia materna exclusiva.  

Por otro lado, únicamente el 24.4% de los niños y niñas en el país reciben lactancia materna continua hasta los 2 años. Al seguir apoyando acciones que promueven la lactancia en el trabajo, podemos contribuir a que esta cifra crezca en la próxima encuesta. Lee más sobre la lactancia en el trabajo.

Amamantar no es fácil, en la sección de Salud y Nutrición, encontrarás videos con tips para ayudar a iniciar la lactancia y continuar la misma hasta los dos años.

   La importancia de la calidad del cuidado en el desarrollo de los niños y las niñas

 ¡Quiero a mi mamá y a mi papá presentes!  

La participación de los adultos en las actividades infantiles y la presencia de libros infantiles en el hogar, son algunos de los indicadores importantes de la calidad del cuidado en el hogar, el cual es fundamental para el buen desarrollo de los niños y las niñas.

Por lo tanto, es importante que tanto las mamás como los papás se involucren en el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos e hijas.

Actualmente en México, mientras que el 61.9% de las mamás de niños y niñas entre 3 y 5 años realizan cuatro o más actividades para promover el aprendizaje de sus hijos e hijas y prepararlos para la escuela, únicamente el 14% de los papás hacen lo mismo. Hay investigación reciente en el tema de la paternidad, donde se discuten las razones de su importancia y se dan consejos prácticos para que las familias puedan tener una crianza co-participativa.

Si quieres leer sobre la importancia de la paternidad y los beneficios que conlleva compartir responsabilidades en el hogar, consulta el artículo de la EECD, El rol del papá: ¿Es fundamental? y la reciente revisión de paternidad realizada por ProMundo, Resumen Ejecutivo del Estado de la Paternidad: América Latina y el Caribe.

    ¡Leamos todos y todas ya! 

Una de las mejores formas de promover el aprendizaje y el adecuado desempeño escolar de los niños y las niñas, desde la infancia es a través de los libros. Su presencia promueve no solo que se les lea a ellos y ellas desde temprana edad, sino que pone un buen ejemplo ya que verán a otras y otros leer en casa. Actualmente, únicamente el 34.9% de los niños y niñas menores de 5 años cuentan con tres o más libros infantiles en casa. Los libros son una excelente manera de jugar, convivir, interactuar y aprender con los niños y las niñas. Consulta la sección “Para leer con las niñas y los niños desde el primer día”, que facilitará tu navegación por sitios web en español para obtener consejos de libros adecuados para diferentes edades o que abordan temas específicos.

Los resultados de la ENIM revelan la situación de la primera infancia en México. Consulta los Resultados Principales y la Encuesta Completa.

El tiempo que pasamos frente al celular, ¿Afecta a nuestros hijos e hijas?

El tiempo que pasamos frente al celular, ¿Afecta a nuestros hijos e hijas?

El uso frecuente de la tecnología por parte de las madres y los padres se encuentra asociado a conductas problemáticas en sus hijos e hijas, reporta un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Illinois y la Universidad de Michigan, el cual fue realizado con más de 300 madres y padres con niños y niñas entre 1 y 5 años.

Las madres y los padres encuestados que reportaron tener un uso excesivo de sus aparatos electrónicos, también se distraen al intentar jugar con sus hijos e hijas. En el estudio previamente mencionado, se observaron diferencias entre madres y padres, donde aquellas madres que aceptaban tener una interferencia tecnológica entre ellas y sus hijos e hijas (ahora este fenómeno es llamado “tecnoferencia”), reportaron más conductas problema en sus hijos e hijas, tales como hiperactividad o frustración. Por otro lado, la misma correlación no se vio entre los padres y sus hijos o hijas, aunque esto se puede deber a que los padres de esta muestra pasaban menos tiempo en total con sus hijos e hijas que las madres, disminuyendo el posible impacto del uso de aparatos móviles.

Este estudio es el primero en demostrar una asociación importante entre las percepciones de las madres y los padres frente al uso de tecnología digital, la interferencia de la tecnología o “tecnoferencia” en la interacción con los niños y las niñas, y las conductas problema que se observan en los mismos.

Los hallazgos de esta investigación subrayan que los padres, las madres y los cuidadores de los niños y las niñas deben de medir la cantidad de tiempo que pasan frente al celular, la tableta o la computadora cuando están en la presencia de niñas y niños en la primera infancia, especialmente si notan que comienzan a sustituir momentos de interacción cara a cara, por tiempo frente a alguna de las múltiples pantallas presentes en nuestras vidas.

McDaniel BT & Radesky JS (2017), Technoference: Parent Distraction with Technology and Associations with Child Behavior Problems, Child Development
Consulta el resumen del artículo aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28493400