Preloader logo

La lactancia materna en México

La lactancia materna en México

En el marco del 5to. Foro Nacional de Lactancia Materna, llevado a cabo en agosto de 2017 como parte de La Semana Mundial de la Lactancia Materna,  se busca llevar a todos el mensaje: El bien común comienza con la lactancia materna. 

La importancia de la lactancia materna 

En la Encuesta Nacional de Niñas, Niños y Mujeres (ENIM 2015), se informa que el peso de la o el bebé además de ser un indicador de buena salud y estado nutricional, muestra las posibilidades de supervivencia de niñas y niños. Cuando las niñas y niños  tienen acceso a la provisión suficiente de nutrientes, están preparados para combatir las enfermedades y alcanzar su potencial de crecimiento. Sin embargo la desnutrición crónica es más prevaleciente en niñas y niños de entre 12 y 23 meses que en otros grupos de edad, debido a que muchos dejan de ser amamantados y están expuestos a la contaminación del agua, de los alimentos y del ambiente. 

La leche materna es el alimento ideal para la o el recién nacido y los lactantes, porque aporta  todos los nutrientes necesarios para el desarrollo y contiene anticuerpos que le brindan protección contra infecciones y enfermedades. La leche materna es gratuita, accesible y segura. Siempre tiene la temperatura correcta y no requiere preparación alguna, evitando de manera ecológica, la generación de desechos como recipientes o envolturas que contaminan el medio ambiente. 

La OMS y UNICEF recomiendan iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida y practicar la lactancia exclusiva durante los seis primeros meses, evitando otras bebidas, alimentos e incluso el agua. 

Los beneficios de la lactancia materna son inmediatos y futuros en la salud de la madre y la o el bebé. Su práctica favorece el vínculo afectivo entre ellas y ellos y brinda posibilidades de ahorro en la economía familiar. Primero, porque las niñas y niños alimentados con leche materna de forma exclusiva, en los primeros dos años de edad, son más sanos; lo que reduce gastos en servicios de salud y hospitalización. Segundo, porque se reducen gastos en biberones, esterilizadores y formulas artificiales, así lo explica la Estrategia Nacional de Lactancia Materna (ENLM). 

La lactancia materna es una decisión importante de salud y bienestar, que a pesar de sus beneficios, sigue sin ser una realidad para todas y todos los recién nacidos y lactantes de nuestro país, porque según los datos de la ENIM 2015, muchas madres en México no amamantan tempranamente, no amamantan de manera exclusiva durante los seis meses recomendados o dejan de amamantar antes de tiempo.  

En México una de las principales causas por las que no se cumple con el periodo de lactancia es el retorno al trabajo.

El porcentaje de mujeres trabajadoras que practican la lactancia materna exclusiva es menor (10.8%) en comparación con las que no trabajan (15.6%). Muchas mujeres que vuelven al trabajo después de dar a luz, se enfrentan a barreras y exigencias laborales que les dificulta continuar amamantando a sus bebés. Pero deben saber que existen Políticas Nacionales y Legislativas que definen la formar de realizar y apoyar la lactancia materna, tanto fuera como dentro de las empresas, ya que es un derecho tanto para madres como para hijos e hijas y se les protege con una licencia de maternidad y de lactancia. 

Así mismo IMSS y UNICEF han desarrollado una guía práctica que orienta a Empresas e Instituciones medianas y grandes para apoyar la lactancia materna en el lugar de trabajo. Los beneficios que se generan de promover la cultura de la lactancia en el contexto laboral son muchos, ya que se reducen los índices de ausentismo, permisos por consulta médica, los costos en atención a la salud, la rotación o pérdida de personal por nacimiento. Se elevan los índices de rendimiento, de satisfacción laboral, así como el sentido de pertenencia y fidelidad de las trabajadoras. La reputación e imagen pública de la empresa se eleva, creándose un diferenciador positivo en el mercado laboral. Por lo tanto, invertir en crear un entorno de apoyo para  las empleadas que amamantan, se recupera al 3 por 1 en cada peso invertido. Con ello se pretende  contribuir en la protección de los derechos y la salud de la mujer y la niñez mexicana, así como fortalecer las acciones y competencias necesarias para promover y apoyar la lactancia materna, que representa una intervención con evidencia científica de mejoría en la salud y nutrición infantil. 

 “La lactancia materna no es sólo de la mujer, sino es una responsabilidad social colectiva. Todas y todos tenemos un papel que desempeñar.” 

– Dra. Gerry Eijkemans, representante de la OPS/OMS en México

 

 Las opiniones, análisis y recomendaciones aquí expresadas no reflejan necesariamente las opiniones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-color: #00aeef;background-size: cover;background-position: right top;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 235px;}